Medicina estética / 2021-04-20

Tratamientos estéticos según la edad

Tratamientos estéticos según la edad: ¿Qué puedo hacerme a los 20, 30, 40 y más?

Los tratamientos estéticos son muy comunes en nuestra sociedad actual, independientemente de la edad, el sexo o la clase social a la que se pertenezca. El querer verse bien y mantenerse jóvenes y atractivos es de las razones por las que desde temprana edad las personas comienzan a someterse a diversos tratamientos y cirugías plásticas. Además, al alcanzar cierta edad la preocupación por el aspecto físico se intensifica, el paso de los años hace que queramos recuperar el aspecto juvenil y atractivo que poseíamos. Hoy en día, esto es posible. Desde prolongar los mejores años de nuestra apariencia, ralentizar el proceso de envejecimiento, hasta recuperar la juventud perdida puede hacerse con el procedimiento estético ideal. La medicina y la tecnología han convertido este sueño en una realidad. Es por ello que, los tratamientos estéticos según la edad son recomendables en cualquier caso, siempre y cuando vayan acompañados por el diagnóstico de un especialista. ¡Sigue leyendo!

Los 20 pueden arrastrar secuelas de la pubertad…

La adolescencia es un periodo de cambios. No sólo a nivel físico, también a nivel emocional y psicológico. Para muchos, puede ser una momento en el que las inseguridades por el aspecto que se posee juegan malas pasadas. Por ejemplo, los problemas de piel producto del acné juvenil dejan consecuencias.  Al salir de esta etapa y entrar a la primera juventud podemos hacer que nuestra piel luzca en  óptimas condiciones. Y es por ello que, acudimos al médico para que nos solvente los numerosos problemas que podemos presentar en esta parte tan importante de nuestro cuerpo, siendo, además, el reflejo de nuestra salud. ¡Los estragos que haya causado la pubertad en nuestra piel ya son cosa del pasado!

Para pacientes cuyas edades oscilan entre  los 20 a 25 años no hay mucho que decir, se encuentran en la flor de la juventud. Por lo tanto, es difícil que la piel sufra de arrugas o líneas de expresión por pérdida de colágeno. Sin embargo, hay casos donde el paciente ha sufrido algún tipo de acné agresivo que le ha terminado por dejar marcas. Para esos casos, es conveniente ciertos tratamientos asociados a la regeneración de la piel. Peeling, uso del láser, rellenos de piel y alisamiento, son sólo algunos de los tratamientos que más destacan. 

No olvidemos que, en esta edad es cuando las personas deciden realizarse ciertos retoques y embellecer su aspecto, aprovechando que el proceso de crecimiento natural ha terminado. Por ejemplo, la rinoplastia y el aumento de mamas es muy común en los veinteañeros.

Los 30 son el momento ideal para la prevención…

Los 30 se presentan como la etapa perfecta para prepararse para la madurez y poder mantener la juventud a lo largo de los años venideros. Aunque, en este periodo comienza la pérdida de colágeno y se activa el proceso natural de envejecimiento, sus secuelas son pocas. La aparición de las primeras arrugas o líneas de expresión que se hacen profundas es normal. Las patas de gallo es de los primeros síntomas en aparecer a esta edad. Para ello, nada mejor que realizar tratamientos poco invasivos como: hidrataciones profundas, inyectables de ácido hialuronico y cóctel de vitaminas. Este tipo de tratamientos, mantendrán la lozanía de la piel y la prepararán para ralentizar el proceso de envejecimiento.

En estos años, muchas mujeres ya han experimentado la maternidad. Es conveniente, entonces, realizar tratamientos para la pérdida de peso, lifting corporal, liposucciones, aumento de pechos, entre otros.

Tratamientos estéticos según la edad: De los 40 a 65 años o más

A partir de los 40 llega el momento donde tanto hombres como mujeres se preocupan por la pérdida de volumen facial, las ojeras profundas, la papada y el daño solar. Desde entonces, pasando por los 50 y llegando a los 65 y más es recomendable la aplicación de tratamientos que mejoren la pérdida de elasticidad y humedad en la piel, el foto envejecimiento y la flacidez.

Pérdida de volumen:

Con el envejecimiento, hay una pérdida gradual de músculo en el cuerpo y el rostro no escapa a ello. Las mejillas, la papada y los párpados son las zonas más afectadas. Dependiendo de la forma ósea y de las características particulares del paciente, puede haber algo de adelgazamiento y profundización de las sienes. Las líneas nasolabiales, también se vuelven más pronunciadas. Debajo de la boca, aparecen algunas líneas de marioneta que se dirigen hacia el mentón, entre otras.

Si un paciente tiene menos de 55 años y presenta una pérdida de volumen, se recomienda el uso de ácido hialurónico o bótox en las sienes, mejillas, pliegues nasolabiales, líneas de marioneta y frente. Esto, con el objetivo de dar un aspecto natural que puede durar de 12 a 18 meses antes de hacerse una próxima intervención. El estiramiento facial no quirúrgico, resulta ideal para personas menores de los 50 años, lo más probable es que solo necesiten tratamientos ambulatorios con hilos tensores o inyectables en los ojos, la papada y la parte inferior del rostro. A medida que la persona supera los 50 años, muchos pacientes solicitan escote, cuello y rostro completo.

En el grupo de pacientes entre los 55 a 65 años, incluso, hasta los 70 años se recomienda el uso de tratamientos más invasivos. En los que, por ejemplo, puede estar involucrado el bisturí. La blefaroplastia y el lifting facial es de lo más recomendados.

Mirada cansada: 

Los tratamientos estéticos según la edad resultan muy eficaces si se realizan correctamente y en el momento oportuno. El ácido hialuronico es muy eficaz alrededor de los ojos, lo cual ayuda a levantar y rejuvenecer la mirada.  Además, abre un poco más la expresión y otorga un aspecto más juvenil y fresco. Este proceso puede ser complementado con un tratamiento conjunto de Botox.

Algunos pacientes mayores de 60 o 70 años prefieren tratarse con cirugía de párpados o blefaroplastia. Un especialista con experiencia, por lo general, opta por la cirugía en pacientes de esta edad para luego aplicar tratamientos no quirúrgicos. Todo esto, para optimizar el resultado final.

la edad de las patas de gallo

La mirada cansada y las líneas de expresión o arrugas en el contorno de los ojos es uno de los síntomas más comunes del envejecimiento natural. No obstante, en la actualidad es uno de los padecimientos más fáciles de tratar con resultados altamente garantizados. 

Envejecimiento de la piel: 

La piel sufre bastante con el paso de los años. La exposición al sol es una de las mayores causas del envejecimiento. Es por ello que, desde la niñez es recomendable el uso de protector solar. Los melasmas y la sobre pigmentación son muy comunes en personas jóvenes, el foto envejecimiento se presenta en pacientes de mediana edad y las arrugas en personas que superan los 50 años. Por ello, para retardar el envejecimiento de la piel es primordial la prevención y el cuidado de la misma desde siempre.  Recordemos que, más vale prevenir que lamentar y cuando una persona llega a cierta edad se interesa  en mantener su juventud y también en potenciarla. Sin embargo, en muchos casos, el daño solar empieza a ser evidente y resulta más difícil la recuperación.

 

X

Suscríbete a nuestra newsletter

Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies Aceptar