Lifting Facial / 2018-05-14

lifting-facial-de-cara-y-cuello

Lifting facial de cara y cuello

Conozca el rejuvenecimiento facial más eficaz

El lifting facial consiste en el estiramiento facial o ritidectomía y se trata de una cirugía estética. La cual, está destinada en mejorar cualquier indicio visible del envejecimiento sobre todo en la cara y el cuello. Conforme se va envejeciendo el colágeno de la piel se va degradando. Lo que provoca que la misma vaya perdiendo tonicidad, siendo una característica compartida con los músculos faciales. La intervención quirúrgica busca es detener ese deterioro y mitigar los indicios más que evidentes del envejecimiento.

¿En qué consiste el lifting facial?

El lifting facial interviene directamente en las estructuras más profundas de los tejidos faciales. Así como también del cuello. Buscando la extirpación de la grasa en las áreas seleccionadas. La cirugía puede realizarse de forma aislada o como complemento de otros tratamientos estéticos, siendo una de las más comunes la operación de los párpados.

El lifting facial se puede realizar con anestesia general o con anestesia local. La elección dependerá de las condiciones de la cirugía y de acuerdo con las del paciente.

Procedimiento del lifting facial…

El procedimiento del lifting facial se puede dividir en varias fases. Las cuales, se darán a conocer a continuación.

Pre – Tratamiento:

Los cuidados previos a la operación del lifting comienzan desde la última vez que se visite al médico antes de la intervención. Sobre todo, cuando acuerdan el procedimiento en esa misma sesión. El especialista a cargo especificará todos los pasos a seguir. Sin embargo, por regla general si el paciente fuma, tendrá que dejarlo unas semanas antes de que ocurra la intervención. Se hace necesario, también eliminar medicamentos como la vitamina E, las aspirinas u otras variantes que presentes una función anticoagulante.

La anestesia es un factor muy importante. Ya que, es lo primero que el especialista aplica sobre el paciente. La misma, suele ser de forma general o local. Se usa esta última con la finalidad de que la persona se mantenga atenta durante la intervención quirúrgica.

-Durante el tratamiento:

El especialista durante el lifting hará incisiones que serán imperceptibles a la vista una vez cicatricen. Entre las más comunes se encuentran las que se realizan sobre la línea capilar y detrás de la línea en el cabello. Encontrándose por encima de la sien. El resto de las incisiones dependerá de cada paciente y del cirujano. Sin embargo, siempre se realizarán en los alrededores de los lóbulos de las orejas y en la parte baja de la cabeza.

La intervención la misma no sólo consta de hacer incisiones y estirar la piel, también de eliminar la grasa para brindar un aspecto mucho más juvenil al rostro. Se suturan todas las incisiones y se colocan vendas en las mismas. Las vendas se retirarán al cabo de 5 días y los puntos se extirparán a la semana. El tiempo de recuperación dependerá del tipo de lifting realizado y si el paciente siguió al pie de la letra todas las recomendaciones hechas por el especialista. Un lifting facial tiene un efecto de duración de aproximadamente 5 años, pasado ese tiempo se puede hacer una reposición de los tejidos faciales. Siendo llamado este tipo de intervención como lifting secundario. Aunque ha habido casos de pacientes donde se han sometido a lifting terciarios.

¿Quién puede realizarse un lifting facial?

Es cierto que, es el médico quien decide si la persona debe someterse a un lifting facial. No obstante, la misma tiene que cumplir con ciertos criterios para poder ser candidato. Los cuales son:

-Flexibilidad en la piel

-Tener una estructura facial bien definida

-Manejar expectativas reales.

-Poseer piel flácida en el rostro.

-La persona no debe fumar.

-No debe tener inconveniente alguno al cicatrizar. Es decir, no poseer tendencia a la formación de queloides.

-A pesar de que la edad no influye es más conveniente que la persona tenga un rango de edad comprendido entre los 40 a 70 años.

Cuidados post-tratamiento del lifting facial…

En cuanto a los cuidados o precauciones a seguir, después de la operación de lifting facial se debe evitar exponer la cara y el cuello al sol durante unos tres meses. Esto, con la finalidad de evitar que aparezca algún tipo de marca en la piel que pueda alterar la estética del rostro y molestar al paciente. Con ello, además, se obtendrán cicatrices menos visibles. En ese periodo de tiempo es necesario cuidar la hidratación de la zona. Para ello, se recomienda el uso de cremas o ungüentos humectantes. Es necesario que, después de la operación se mantenga extrema higiene en la zona intervenida para que no haya posibilidad alguna de infección.

X

Suscríbete a nuestra newsletter

Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies Aceptar