Cirugía Estética / 2018-01-04

Eliminación de las Bolas de Bichat en Clínicas Be

Bolas de Bichat: Mitos y realidades

La técnica que busca mejorar la apariencia del rostro

En la actualidad la apariencia es una de las principales preocupaciones de las personas. Tanto hombres como mujeres invierten horas en mejorar su aspecto. Gimnasio, peluquería, ropa, spa, entre otras tantas. Lo cierto es que, para aquello que no tiene arreglo o cuya mejoría pudiera involucrar meses de trabajo y esfuerzo físico, existe otra salida. La cirugía estética, el bisturí y su uso. El cual, se ha generalizado en lo que a apariencia se refiere. Eliminar las bolas de Bichat son uno de los tratamientos más usados en la actualidad.

A través del bisturí se pueden arreglar imperfecciones de todo tipo. Sus resultados son inmediatos y no supone ningún esfuerzo a excepción del económico. Sin embargo, aunque cada vez sea más recurrente el uso de la cirugía plástica y estética. También, son más las opiniones que surgen al respecto. Desde un quirófano se pueden moldear cuerpos a la medida. Estilizar rostros y respingar narices. Aumentar el volumen de la zona deseada y eliminar los excesos de los lugares donde no deberían estar.

Tal vez, pudiéramos decir que la apariencia física se puede elegir a través de un catálogo. Tal ha sido la aceptación y aplicación que en los últimos años se le ha dado a la cirugía estética que cada vez es más común encontrar nuevas y variadas técnicas que ofrecen lo que antes era inimaginable. Se habla de implantes casi en cualquier parte del cuerpo.  Liposucción en los lugares que parecían imposibles. Extracción de costillas y huesos que parecieran sobrar. Prótesis que dan la ilusión de musculatura. Hasta los hoyuelos de la cara, hoy en día, pueden ser hechos.

Bolas de Bichat ¿De qué se trata?

Las bolas de Bichat son grasa que tenemos en nuestro rostro. Es decir, cúmulos de grasa que se ubican debajo de los pómulos y que sirven para mantener la estructura y el soporte de la cara. De acuerdo con su tamaño se define la forma del rostro de una persona. Mientras más grandes las bolas bichat más redondo será el rostro y a menor tamaño más anguloso, estilizado o alargado se percibirá.

Mediante una intervención quirúrgica se puede retirar dichas bolas o en su defecto disminuir su tamaño. Es un proceso estético llamado Bichectomía. El resultado que se busca es mejorar la apariencia del rostro. Un efecto delgado y definido o estilizado y alargado son de las opciones más solicitadas.
Ésta técnica es sólo una de las tantas que hoy en día se ofrecen para mejorar la apariencia facial. Resulta ser una de las más efectivas a la hora de lograr tener ese rostro que cumple con los cánones de belleza pre – establecidos. En los cuales, la moda es unos pómulos voluptuosos y unas mejillas delgadas.

La verdad sobre las Bolas de Bichat

Tanto ha sido el auge que este proceso ha tenido en los últimos tiempos que, son muchas las opiniones que giran en torno al mismo. Desde aquellos que lo defienden hasta los que van totalmente en contra. El verdadero problema se presenta cuando un procedimiento estético se pone de moda y empieza a hacer realizado por cualquiera. Es decir, el uso excesivo de algo, muchas veces, puede involucrar la pérdida de la calidad y profesionalismo que se brinda. Entonces, surgen los falsos profesionales que terminan haciendo un mal trabajo y ocasionan la mala fama sobre un determinado procedimiento. El cual, seguramente, realizado desde las manos de un verdadero experto permite obtener los mejores resultados.

Este ha sido el caso con las famosas bolas de bichat. Las cuales, han generado controversia en el ámbito de la estética. Comencemos, entonces, por aclarar que las bolas de bichat disminuyen con la edad. Sin embargo, algunas personas durante la adultez siguen teniendo volumen en las mismas y por tal sus facciones del rostro son redondeadas. Sin embargo, es un error pensar que dichas bolas van a desaparecer con la edad. Esto no ocurre. La única forma de que desaparezcan es que decidas extraerlas.

Mitos Vs Realidades

Se cree que si las bolas de bichat se extraen se puede dañar el nervio fácil y se corre el riesgo de que resulte un rostro desfigurado. Esto no es verdad. Por supuesto que, en toda cirugía, se corren riesgos. Sin embargo, el éxito de la misma va a depender del médico y su calidad profesional y de los cuidados previos y posteriores que el paciente tenga. Otra falsa creencia es aquella en la que se piensa que, al extraer las bolas de bichat, la piel de la cara quedará colgando. La realidad es que éstas bolas no tienen nada que ver con los músculos y huesos que se encargan de mantener en su sitio la piel del rostro.

También se tiende a pensar que se trata de un procedimiento que puede dejar huellas y cicatrices irreversibles en la cara. Esto, también, es mentira. La extracción de las bolas de bichat se hace desde dentro de la boca. En la parte interior de la mejilla. Por lo tanto, no se corre ningún riesgo de que quede alguna cicatriz visible en el rostro. Además, es muy poco probable que se toque o dañe algún nervio facial. Sin embargo, si puede dejar cicatrices en la parte interna de la mejilla o en el interior de la boca. Finalmente, tampoco hace falta una anestesia general para realizar el procedimiento. Con anestesia local es suficiente.

Conoce todo sobre las bolas de Bichat

Recuerda que…

Antes de someterte a cualquier intervención estética por más sencilla que sea es recomendable que busques la opinión de varios especialistas. Luego de conocer el trabajo de cada uno de ellos y verificar su profesionalidad y calidad, puedes tomar la decisión de hacerlo. El profesional que escojas deberá ser de tu entera confianza. Lo ideal es que posea una trayectoria intachable y un nombre reconocido.

Un verdadero profesional te dirá si en efecto ameritas la extracción de las bolas de bichat o si en tu caso es conveniente otro tipo de tratamiento. La extracción de las bolas de bichat, sólo debe hacerse si es absolutamente necesario. En el caso que lo sea, el profesional no debería tardar en el procedimiento más de 30 minutos, sin necesidad del uso de anestesia general.

Por último, este procedimiento tiene como finalidad afinar las facciones del rostro. Se trata de una mejora visual que permite hacer ver los pómulos más prominentes y las mejillas más delgadas. En ningún caso, es una cirugía estética que reconstruya parte de tu rostro o que cambie facciones naturales.

X

Suscríbete a nuestra newsletter

Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies Aceptar