Tratamiento de piel / 2018-01-08

Carboxiterapia sus usos y aplicaciones

Beneficios de la carboxiterapia

Un nuevo método para mejorar tu belleza

Muchas personas están interesadas en nuevos métodos estéticos para mejorar su belleza. Estos métodos han ido evolucionando con el tiempo y se han adaptado a las nuevas tecnologías. Esto, nos ha permitido intervenciones estéticas más precisas y efectivas y que no afectan la salud del paciente. Uno de estos métodos es la carboxiterapia. La cual, es usada generalmente para combatir la flacidez y la celulitis. En este artículo te explicamos de qué se trata y cuáles son sus riesgos y beneficios…

¿Qué es la carboxiterapia?

La carboxiterapia es un procedimiento no quirúrgico que consiste en la aplicación de gas Dióxido de Carbono (CO2) de forma subcutánea. Este gas es administrado con unas agujas estériles conectadas a una máquina que regula el flujo de gas administrado. Esto, permite estimular la oxidación de los ácidos grasos y así reducir la celulitis y la flacidez de la piel.

La carboxiterapia es útil para combatir la celulitis y la flacidez en la piel…

La carboxiterapia produce un efecto bioquímico en nuestro organismo. Reduce la grasa al estimular la oxidación de los ácidos grasos en el musculo. Lo cual, permite eliminar la grasa subcutánea.

En cuanto al problema de la celulitis la carboxiterapia nos ayuda a eliminarla de manera efectiva. Este tratamiento tiene varios efectos positivos que ayudan a combatir la celulitis. Entre los cuales: La carboxiterapia mejora la circulación sanguínea, pues ayuda a la eliminación de líquidos. A su vez, beneficia el tono de la piel y hace que esta recupere su elasticidad reduciendo la flacidez. También, reduce la aparición de los horribles hoyuelos asociados con la celulitis. Finalmente, este tratamiento alivia los síntomas causados por la celulitis como la pesadez.

¿El Dióxido de Carbono inyectado subcutáneamente es peligroso para la salud?

No, el Dioxido de carbono inyectado mediante la carboxiterapia no es dañino para el cuerpo. Este es eliminado horas después mediante la respiración. El Dióxido de carbono es un gas no embolico y no toxico. Incluso, en altas concentraciones tiene mínimos riesgos y efectos secundarios. El dióxido de carbono inyectado, además de descomponer las células de grasa dilata también los vasos sanguíneos.  Esto, causa un aumento del flujo sanguíneo en el área. Dando como resultado tejidos más firmes, reducción de celulitis y menor cantidad de células de grasas.

¿Cuánto tiempo dura el procedimiento?

Los resultados se hacen más notables a partir de las 5 a 10 sesiones de carboxiterapia. Se recomienda aplicar este procedimiento en intervalos de tiempo. Para la celulitis se puede hacer en días alternos. Para las estrías y las cicatrices se recomiendan aplicarla una vez por semana. La duración de cada sesión varía desde los 30 a los 60 minutos y dependiendo de las áreas a tratar. El dióxido de carbono es absorbido en el cuerpo y no se acumula en la piel. Una vez finalizada la sesión de carboxiterapia el paciente puede volver a sus actividades cotidianas. Debe evitar el sol durante las siguientes 24 a 48 horas.

Contraindicaciones de la carboxiterapia ¿En qué casos no es recomendado?

La carboxiterapia no es indicada para personas que posean infección en la zona a tratar. Tampoco, se recomienda para personas con enfermedades pulmonares que causan la retención de dióxido de Carbono. No es indicada para aquellos que sufren insuficiencia cardiaca o hepática, cáncer o trastornos en la circulación. Este método no puede indicarse para mujeres en proceso de gestación o aplicarlo durante el ciclo menstrual.

¿La carboxiterapia tiene efectos secundarios?

Este tratamiento tiene pocos efectos secundarios. En algunos pacientes se manifiesta una sensación de hormigueo frio o caliente después de la sesión. Otros, pueden sentir malestar o pesadez en la zona. Dicho malestar puede durar entre 15 o 20 minutos aproximadamente. En algunas ocasiones, se pueden presentar pequeños hematomas e infecciones. Sobre todo, en los casos en los que se rompe alguna barrera de la piel.

¿Existen otras aplicaciones para este método?

Además de disminuir la celulitis y la flacidez en la piel. La carboxiterapia tiene otras aplicaciones.  Es útil para el tratamiento del acné ya que utiliza las propiedades antisépticas del gas para combatir la infección en el rostro. También, ayuda a mejorar las imperfecciones ocasionadas por el acné y las secuelas o cicatrices ocasionadas por esta afección.

La carboxiterapia, también ha probado ser útil en la reducción de las ojeras causadas por el estrés o la falta de sueño. Además, reduce la formación de estrías. Puesto que, el dióxido de Carbono activa la circulación y favorece la creación de colágeno y elastina. Por lo tanto, se atenúa la apariencia antiestética de las mismas.

Otro de los beneficios interesantes a resaltar es que ayuda a prever la caída del cabello. La carboxiterapia mejora la circulación en el cuero cabelludo. Dándole fuerza al cabello y frenando la alopecia.

¡Recuerda!

Aunque la carboxiterapia es un método ideal de prevención estética es importante recordar pedir la opinión de un experto, antes de someterse a este tratamiento. También, aunque la carboxiterapia tiene muchos beneficios, todo en abuso es perjudicial. Por lo tanto, este tratamiento es siempre efectivo mientras se aplique con moderación y bajo estricta vigilancia médica.

X

Suscríbete a nuestra newsletter

Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies Aceptar