Alopecia / 2019-10-12

Efluvio Telógeno: Una patología que afecta el cuero cabelludo

El efluvio telógeno es un problema capilar, el mismo puede afectar tanto a hombres como a mujeres y las causas de su aparición en cada caso es distinta y de acuerdo a las circunstancias que envuelven a la persona que lo padece. Desde una reacción desfavorable a un tratamiento, un cambio hormonal o el padecimiento de algún tipo de infección, pueden desencadenar ésta patología. Sin dejar a un lado, el estrés constante o cuadros de ansiedad severos. Cualquiera sea el caso, el resultado será un problema capilar que afecta el cuero cabelludo y que puede acarrear como consecuencia la alopecia.

El estrés como causa principal del efluvio telógeno…

El efluvio telógeno se produce porque muchos de los folículos pilosos que están en la fase anagen, la cual es correspondiente al crecimiento del cabello, pasa espontáneamente a la última fase que es la de telogen o caída de cabello.  Como podemos ver en esta patología no coinciden los tiempos asociados al ciclo del cabello.

Si analizamos la herencia genética, se puede concluir que el Efluvio Telógeno no es hereditario. Se puede considerar más  como una de las tantas formas que tiene el organismo para reaccionar ante un estímulo o factor externo. Es decir,  se trata de la forma natural de nuestro cuerpo de contrarrestar el estrés psíquico. Por ejemplo, aquel  asociado a la pérdida de un familiar, un duelo o algún tipo de separación traumática como un divorcio. Las crisis laborales o familiares son de las causas más comunes del efluvio telógeno y en la actualidad están a la orden del día.

Muchas veces el estrés psíquico no es tanto la causa del problema, pero siempre termina por contribuir a que la condición empeore o aparezca. El estrés es, sin duda alguna,  uno de los peores enemigos del cabello. ¿Por qué? Porque, cuando una persona está estresada aumentan de manera drástica los niveles de cortisol, siendo una hormona que se libera por acción de neurotransmisores asociados al estrés. Todo esto,  termina por influir de manera negativa en el crecimiento del vello capilar y relacionándose de manera directa con el paso repentino de la fase Anagen a la Telogen.

Otras causas atribuidas a este padecimiento…

Muchos estudios respaldan el hecho de que los niveles de cortisol en el organismo tienen una relación directa y proporcional a la cantidad de cabello perdido en la persona.

Por otro lado, la aparición, en muchos casos,  del Efluvio Telógeno suele ser por una causa más bien física. Como bien puede ser el padecimiento de una enfermedad grave, una pérdida de sangre importante o el someterse a determinadas cirugías invasivas que causan estrés en el organismo de alguna manera. Las secuelas del padecimiento de infecciones agudas, las fiebres altas, hemorragias descontroladas o la exposición de radiaciones ultravioletas, también pueden ser causales de la alopecia por el efluvio telógeno.

No olvidemos que un estilo de vida inadecuado y una alimentación desbalanceada inciden negativamente en nuestra salud y pueden desencadenar diversas enfermedades y reacciones orgánicas como el efluvio telógeno.  En las mujeres es muy frecuente la aparición de esta dolencia en épocas específicas, sobre todo cuando hay una acentuada inestabilidad hormonal. Tal es el caso del postparto, la menopausia o al inicio o finalización de ciertos tratamientos anticonceptivos hormonales.

Conoce los síntomas del Efluvio Telógeno…

Una de las señales para poder reconocer el padecimiento del Efluvio Telógeno, es la caída abundante y desproporcional del cabello en poco tiempo. Ese fenómeno es llamado por muchos como alopecia nerviosa. La cual,  se describe como una caída difusa que puede llegar a convertirse en algo crónico y que terminará por afectar a todo el cuero cabelludo, incluyendo los laterales de la cabeza. Zona que, por lo general,  el cabello no tiene la predisposición genética para caerse.

Si la persona al peinarse o al levantarse de la cama se percata que está perdiendo más cabello de lo normal, pues quedan hebras en el cepillo o en la almohada, entonces,  puede considerar esto como una señal de alarma. Y es momento de acudir a un especialista.  Justo en ese momento se recomienda acudir lo antes posible a un dermatólogo, médico especialista o a una clínica capilar. Esto, con el fin de descartar  si en efecto  se trata del Efluvio Telógeno u otra patología que amerite algún tipo de tratamiento específico.

Evitemos las confusiones en el diagnóstico…

Es muy frecuente que se confunda el Efluvio Telógeno con otros tipos de problemas capilares,  como bien puede ser la Alopecia Androgenética. Sin embargo, una patología nada tiene que ver con la otra. Ambas, por supuesto,  presentan pérdidas de cabello difusas, pero el Efluvio telógeno promueve la caída espontánea, rápida e inesperada del cabello.  Mientras que, la alopecia androgenética se presenta como una progresión paulatina y sistemática en lo que respecta a la caída del cabello, proceso que se presenta por fases  y que conlleva tiempo.

Las causas que las originan,  también difieren una de la otra.  Ya que, una es por genética en base a herencia familiar y la otra no. Por lo tanto, el Efluvio telógeno presenta un salto prematuro en la fase de crecimiento del pelo a la fase de caída. Y, la Alopecia Androgenética es el exceso de andrógenos que terminan debilitando el folículo piloso. Es decir,  miniaturizándolo hasta que acaba con él, lo cual origina que no se dé naturalmente la renovación del cabello y por ende este crezca y nazca de una manera más lenta hasta que deja de hacerlo.

Efluvio Telógeno en mujeres

El efluvio telógeno es un problema capilar, el mismo puede afectar tanto a hombres como a mujeres

¿Qué tratamientos combaten el Efluvio Telógeno?

Para el Efluvio Telógeno existen varios tratamientos, los cuales buscan reactivar la fase Anagen o de crecimiento del cabello. Recordemos que, éste se ha perdido de manera brusca y por ende se recomiendan esos procedimientos médicos que estimulan el crecimiento de los folículos pilosos. Tratamiento que, además,  terminen por favorecer la circulación sanguínea en el cuero cabelludo. Esto, con el fin de promover su recuperación.
Más información

Entre los tratamientos más comunes usados para combatir el efluvio telógeno, encontramos: el láser capilar, los tratamientos de bioestimulación capilar,  capilaxis, plasma sanguíneo rico en plaquetas, Minoxidil, entre otros. No olvidemos que el injerto capilar siempre será una buena carta bajo la manga, especialmente si se han agotado todas las opciones anteriores.

X

Suscríbete a nuestra newsletter

Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies Aceptar