Bótox / 2018-05-02

botox-la-toxina-que-te-devuelve-la-juventud

Bótox: La toxina que te devuelve la juventud

Tratamiento facial con bótox ¿De qué se trata?

¿Sabías que el bótox es el tratamiento más común entre los famosos? Así es. Aunque su uso excesivo puede llegar a ser causa de arrepentimientos. Sin lugar a duda, se trata de un tratamiento que es capaz de lograr el rejuvenecimiento facial que tanto deseas. Hoy, te contamos todos los secretos sobre este tratamiento y lo que necesitas saber si has decidido aplicarlo.  ¡Sigue leyendo y no pierdas detalles!

Cada día son más los hombres y mujeres que optan por la aplicación del bótox para eliminar de sus vidas esas molestas líneas de expresión y arrugas que enmarcan su rostro. Sin embargo, son muchos los aspectos que se deben considerar a la hora de aplicarlo y lograr lucir el rostro que deseas.

Resulta que, el tratamiento con toxina botulínica es uno de los más demandados en España y Estados Unidos. Su uso se ha generalizado a lo largo del mundo. A continuación, te presentamos información que de seguro agradecerás tener antes de someterte a este tratamiento…

¿Qué es el Bótox?

El bótox es una toxina. La cual, recibe el nombre de toxina botulínica. Se encarga de bloquear la conexión neuromuscular. Consiguiendo que, temporalmente se relajen los músculos faciales que se han sometido a ella. Los resultados, por lo general, son una piel lisa y tersa. Por lo tanto, es un tratamiento de medicina estética que busca dar un efecto lifting en la piel. El cual, conjunto a una apariencia relajada buscan emular la naturalidad de la juventud.

La toxina botulínica del tipo A es la más usada y recomendada. Debido a que, es la que ofrece los mejores resultados a la hora de lograr eliminar líneas de expresión y arrugas. Su uso comenzó en la década de los 80 y hasta hoy en día sigue siendo de los tratamientos médicos más recomendados.

 

¿Cuál es su función?

Se descubrió que esta sustancia tiene la capacidad de afectar los impulsos nerviosos que controlan los músculos encargados de la expresión facial. Los cuales, a su vez, dan origen a las arrugas. Al afectar los impulsos nerviosos produce un efecto relajante en los músculos. Por lo tanto, reduce considerablemente el aspecto de las arrugas en el rostro.

El Botox es usado para diversas afecciones, entre las más comunes para el estrabismo en los ojos. Sin embargo, en la década de los 80 empezó a utilizarse con fines cosméticos. Puesto que, se descubrió que al ser inyectado en determinados músculos de la cara es capaz de eliminar las arrugas y devolver la lozanía.

Tratamiento facial con bótox ¿De qué se trata?

El tratamiento comienza al inyectarse bótox en cantidades minúsculas en los músculos de la cara. Se escogen los músculos del rostro que tengan actividad excesiva y que estén produciendo líneas de expresión marcadas y arrugas prominentes. Para ello, es necesario que el especialista posea profundos conocimientos de anatomía facial. Y sea capaz de administrar la dosis correcta. Por lo tanto, se necesita de manos expertas. De esto, va a depender obtener naturalidad en los resultados.

Es importante destacar que, el tratamiento con bótox no requiere de anestesia. Se trata de un proceso ambulatorio que es casi indoloro. Sin embargo, para aquellas personas que poseen hiper sensibilidad al dolor se pueden aplicar anestésicos en crema o aerosol.

Es un procedimiento que, además, no deja cicatrices. Consiste en pequeñas inyecciones o pinchazos que se ejecutan con una aguja muy fina en ciertos puntos de los músculos faciales. Y, en mínimas cantidades.

Se trata de un tratamiento que efectivamente funciona. El cual, incluso, no amerita más de una sola aplicación. Sus efectos comienzan a ser vistos a partir del tercer día y se extienden hasta por 4 o 5 meses.

¿En qué zonas de la cara me puedo aplicar bótox?

Antes de tomar la decisión de someterse a la aplicación de la toxina es necesario conocer en qué partes del rostro se pueden aplicar y en cuáles no. Para ello, debes buscar el diagnóstico y guía de un especialista en el área. El cual te garantice y de muestras de su trabajo.

El bótox se aplica concretamente en los músculos del rostro. Especialmente en la frente, tanto en la zona frontal como en las peris orbiculares, además en el entrecejo. Es comúnmente usado para las conocidas patas de gallo, las cuales se sitúan en los extremos oblicuos de los ojos. También, se utiliza para levantar los parpados y las cejas.

Otros lugares en los que se puede utilizar adecuadamente son en el mentón, el escote y en el cuello. Aunque, en este último caso, se amerita que el tratamiento sea aplicado por manos muy expertas. Es importante destacar que, el bótox no debería aplicarse en los ángulos de la boca, tampoco en la comisura de los labios ni en las arrugas alrededor de estos.

Conoce el pre y post tratamiento

Al igual que todo tratamiento médico, se debe tener en cuenta ciertos cuidados antes y después de la aplicación. De esta manera, se garantiza que los resultados serán los deseados. El éxito de una intervención no sólo depende la técnica y maestría del especialista. También, del paciente y los cuidados que este se otorgue. Por ello, te presentamos todo lo que debes saber acerca del pre y post tratamiento con bótox…

Antes del tratamiento:

  • Dos semanas antes de la aplicación del bótox es indispensable llevar una dieta balanceada. Y, dejar de lado cierto hábitos como el fumar.
  • Además, se debe evitar consumir medicamentos o vitaminas que puedan cambiar la composición de la sangre. Tal es el caso de aspirinas, ibuprofeno, ajo y vitamina E.
  • También es conveniente evitar la exposición al sol. Usar bloqueadores solares es necesario.

Después del tratamiento:

  • No dormir ni acostarse por al menos 4 horas después de la aplicación del bótox. Esto, para evitar la difusión del líquido a zonas no deseadas del rostro.
  • Evitar hacer ejercicios fuertes o ir al gimnasio por al menos 24 horas después de la aplicación.
  • Colocar hielo para aliviar la inflamación por al menos 24 horas.
  • Usar árnica o vitamina K para los hematomas que puedan aparecer dos veces al día.
  • Evitar tocar o darse masajes en la zona donde se ha dado la infiltración.
X

Suscríbete a nuestra newsletter

Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies Aceptar